Entradas

Mostrando entradas de 2012

SUERTE, DESTINO Y RESPONSABILIDAD

El camino que he aprendido a lo largo de mis años de tropiezos y búsquedas puede resumirse en:  * AGRADECER: A Dios todo lo que me ha dado y todo lo que me ha enseñado, me guste o no, gracias a la grandiosa dádiva del libre albedrío.  * CORREGIR: Errores propios en primer lugar, y los ajenos, cuando estuvo en mi mano poder hacerlo. Porque no hay que obligar ni persuadir, a nadie.  * AYUDAR: Indiscriminadamente. Sin evaluar merecimientos ¿Quién soy yo para juzgar?  * PERSEVERAR: En el camino emprendido y en mi conducta correcta, aunque no vea el fruto de mis actos de forma inmediata.  * PERDONAR: Mis ignorancias pasadas y los comportamientos propios que han causado dolor. Porque lo que he recibido en reciprocidad no está causado por las personas ni por Dios, sino por mi mismo.  * ABRIRME: A la tolerancia y al Amor, aunque no vea la Luz en mi entorno. Yo puedo ser la luciérnaga que atraiga otras pequeñas luminarias perdidas, pero intensamente refulgentes en su potencial dormido.  * RAZO…

"MILIKI: HABÍA UNA VEZ UN HOMBRE...¡QUE ALEGRABA SIEMPRE EL CORAZÓN"!

Imagen
Se ha ido Miliki, el hombre que nos enseñó a reconciliarnos con el niño interior.  Antes le precedió Fofó hace ya muchos años y hace menos Gaby, en aquel Circo de Televisión que por primera vez hizo vibrar de ilusión a los niños (y no tan niños) a través de las grises pantallas catódicas de una sociedad que empezada a despertar de su letargo hipnótico común.  "Había una vez...¡Un Circo, que alegraba siempre el corazón"! (sic) Sí. Y hubo una vez un hombre-niño que sin expresar "grandes pensamientos" ni "altas filosofías" supo llegar al fondo del corazón de varias generaciones.  Miliki ha sido el heraldo y la impronta imborrable del camino de los Sabios. La sencillez y la humildad como virtudes indiscutibles.  Supo provocar la sonrisa espontánea y fresca que brota sin artificios previos ni grandilocuentes. Miliki fue un Maestro Zen que nos supo "reconectar" con la sencillez diáfana de una infancia nunca perdida. A niños y jóvenes. Adultos y ancianos. …

HACIA LA "ECO-TEOLOGÍA"

Estoy absolutamente convencido de la necesidad de acercar posiciones entre el budismo y el cristianismo en asuntos de vital importancia, como el de los Derechos Humanos, por ejemplo. Debemos caminar hacia un ecumenismo activoy tolerante, tratando de encontrar un equilibrio entre dichas acciones por el bien común y dejar a un lado las diferencias doctrinales, con el respeto a las confesiones religiosas implicadas en ello. Otro asunto de altísima prioridad será el unir las voces para la salvación no solo de las “almas” sino de la propia tierra y concienciarse de las consecuencias del cambio climático. Sería una buena forma de “presionar” de forma pacífica pero firme a los gobiernos para que adopten medidas realistas y no meras promesas que nunca llegan a cumplirse. Y desde los púlpitos o templos budistas aconsejar y formar a los fieles en un modelo de consumo responsable y con el menor impacto medioambiental. Creo que la religión de este convulso siglo debe acercarse a la tierra y enarb…

LUCES Y SOMBRAS.

Imagen
Hoy me he enterado del fallecimiento de un amigo de la infancia, en trágico accidente de tráfico. Pero también he recibido la alegre noticia de que mi vecina y entrañable amiga M.J.R. está evolucionando muy bien tras la intervención quirúrgica de su cáncer de vejiga que fue, por ventura, diagnosticado a tiempo. Luces y sombras de la vida. Cada día es una caja de sorpresas y no hay que esperar nada más que vivir el presente con intensidad y con el amor como bandera. Si queremos aferrarnos a que nada cambie, llenarnos los bolsillos de dinero o a cerrar la mano al que te pide ayuda… el vacío acabará engulléndote, como un agujero negro atrapa todo lo que se le acerca. Todo es efímero y lo único que puede dar sentido a la vida es caminar allanando el camino a los demás. Pero no hay recetas universales. Yo creo en Dios. Y mi compromiso en esta vida fue puliéndose gracias a la experiencia y a estar atento y con los ojos bien abiertos. A abrirme a los trascendente sin complejos. Aprendí a med…