HABLAR DE ESPERANZA...


Puedo todavía hablar de esperanza y de ilusiones en un mundo que ha perdido su horizonte. Mi alma tiembla de espanto ante el holocausto imprevisible de Haití.

En mis noches de reflexión me pregunto también acerca de la violencia verbal y física de una sociedad que lo mismo puede mostrar su lado más luminoso como caer en el pozo oscuro y tenebroso del crimen más abyecto.

¿Es el karma? ¿Castigo de Dios? ¿Simple azar sin sentido?

No podría asegurarlo pero tengo una absoluta certeza: en medio del caos no hay que replegarse hacia la indolencia que anestesia las emociones sino poner en marcha la acción solidaria y enarbolar la bandera de la compasión como estandarte común.

Más allá de tus ideas y creencias, no busques respuestas, abre caminos.

Quizá sea la única forma de curar el alma colectiva de la humanidad.

Comentarios

luzysolyluna ha dicho que…
Estoy totalmente de acuerdo contigo, preocupemos de ayudar, economicamente, y con oraciones a todas las personas que han vivido esa gran tragedia.

Un abrazo.
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Gracias Luzy. "Ora et labora", esa es la meta.
Un abrazo.
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Gracias Vero.
Un abrazo.
MARÍA ha dicho que…
Tienes razón Javier, no se nos puede olvidar esta tragedia cuando se acaben las imágenes en los informativos, toda ayuda es poca, todos tenemos que ayudar en la medida en que podamos, somos afortunados, nosotros no hemos sufrido, por eso mismo compartamos entre todos y demos una ayuda, nos necesitan tanto, un abrazo.
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Gracias María.
Un fuerte abrazo.

Entradas populares de este blog

OBSERVACIÓN Y ANÁLISIS DE UNO MISMO

EN MEMORIA DE MI PADRE

SON TRES: JAVI, LUIS Y NOEMI.