OBSERVACIÓN Y ANÁLISIS DE UNO MISMO

Con el paso de los años utilizo más cada día el análisis personal. Este acto diario, que suelo realizar antes de acostarme por la noche o después de mi sesión matinal de meditación, ha sido paran mi una herramienta muy importante de cambio. Ha puesto delante de mis ojos los defectos que debo cambiar y ha dotado a mi conciencia de una dimensión ética más precisa, al sensibilizarme con la responsabilidad que existe en cada acto de mi vida al interactuar con los demás. No se trata de una forma de autocastigo, en absoluto, es sencillamente una forma de sentirte mejor contigo mismo y reconocer que nuestra naturaleza humana es algo más que comer, trabajar, procrear, criticar, envidiar y dormir. Nos hacemos más humanos cuando levantamos la vista de nuestro ombligo para mirar a los demás a los ojos y tratamos de corregir las pequeñas o grandes heridas que hayamos podido infligir, consciente o inconscientemente. Ejemplos hay muchos en nuestro entorno: Esa mala palabra al vecino; ese acto de ira irrefrenable; esas ganas de "cotillear" de otros; ese impulso por destruir la reputación de determinadas personas; las ansias de subir por encima de los demás sin importar los medios; la envidia, el resentimiento, el egoísmo, los apegos materiales...
He aprendido a corregir errores también gracias a la crítica hiriente de los "enemigos". Ahora me duele más cuando soy consciente de algún error o acto que puede haber hecho daño a alguien. Y reflexiono internamente y "pido perdón" en silencio, al mismo tiempo que me hago la firme intención de reparar el daño producido. A veces es algo tan sencillo como una llamada telefónica, o simplemente no volver a cometer la acción que ha desencadenado el mal cometido. Porque... ¿que ganamos regocijándonos en el dolor ajeno? Todas nuestras acciones, todas, son interdependientes; no hay acciones aisladas. Me he dado cuenta de la enorme responsabilidad que late en cada acción y en cada paso que doy en la vida. Una palabra mal dicha, una injuria vertida no solo ocasiona un perjuicio enorme a la persona que la recibe. Esa persona tiene familia, hijos, gente que depende de él y, con toda seguridad, también tiene sus "cosas buenas", sus virtudes. Nuestro ánimo por perjudicarle puede interferir gravemente en su estado de ánimo y desencadenar un "efecto mariposa" en cascada gravísimo del que, en última instancia, yo he sido el responsable. ¿Cómo es eso? Pues mi reproche o insulto, por ejemplo, al condicionar su estado emocional, lo puede hacer más vulnerable y que no preste tanta atención al tráfico mientras conduce, porque está "dándole vueltas" a lo que le he dicho. Y de pronto, en un trágico despiste, se empotra contra otro coche o arrolla a un transeúnte y el cáos se desata de forma infernal. Y todo comenzó probablemente con esas palabras maledicientes que tu, yo o cualquier otro le hemos dicho.
Nadie es perfecto pero todos podemos aspirar a ser mejores personas. Debemos reflexionar sobre las implicaciones que nuestros actos tienen. Porque al igual que la ira, la envidia o las ganas de hacer daño pueden ser el germen de una desgracia, una buena palabra, una sonrisa, un abrazo o simplemente refrenar un impulso negativo puede ser una acción que salve una vida. Nada nos hace más grandes que reconocer lo pequeños que somos en este inmenso Universo. Alimentar el ego con la ira solo traerá lo mismo a nuestras vidas. El veneno del odio es la mayor fuerza destructiva de la humanidad. Empecemos por nosotros mismos. Cada día. Un análisis de los actos del día seguido de un propósito de cambio. Los resultados pueden ser maravillosos. Piensa como te sientes cuando te hacen el daño a ti y recuerda que cuando llegue el momento de tu muerte, cuando te encuentres a solas contigo mismo, la conciencia de tus actos será tu única compañía en esos momentos.

Comentarios

Catalina Zentner ha dicho que…
Vengo por primera vez, y voy a poner enlace en mi Blog, Xabier, ¡este análisis es justo lo que estaba precisando leer!
Catalina Zentner ha dicho que…
¿Te llegó mi comentario anterior?
Espero que sí, pues el tema de las letras a veces me confunde.

Otro abrazo,
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Gracias Catalina.
Se trata de compartir formas y opiniones que nos ayuden a vivir mejor a todos.
En justa correspondencia pondré un enlace al tuyo.
Un abrazo y mi agradecimiento.
Shanty ha dicho que…
Bravo Xavier, una forma de pensar positiva, reflexivamente. Creo que todos debiéramos hacernos un análisis para mejorar como seres humanos. Para mí, es imprescindible y forma parte de mi vida diaria.
Un gusto leerte,
Shanty
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Hola Shanty:
Me alegro de tu visita y de que te guste el blog.
Un fuerte abrazo.
Esther ha dicho que…
Hola, Xabier:

hacía ya algún tiempo que no venía por aquí pero, me encantó el mensaje que dejaste y tienes toda la razón. Es muy grande cuando ayudas a una persona y sabes de ello: es una sensación maravillosa e indescriptible cuando sabes que todo fue gracias a ti.

Creo que tu ejercicio del análisis personal es estupendo, además de la empatía, el intentar ponerse en el lugar del otro y es admirable esta actitud que no todo el mundo hace. Te felicito por ello.

Saluditos.
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Hola Esther:
ES una gran satisfacción saber que te ha gustado. Todos podemos, desde nuestras vidas, hacer un mundo mejor.
Un cordial saludo.
Edurne ha dicho que…
Esto es muy profundo, pero de tan simple por eso es tan profundo... o al revés!
Es lo de tener las cosas delante de nosotros y no verlas, es lo de no darnos cuenta del poder que tienen nuestras acciones, buenas o malas.
Analizar nuestro comportamiento, nuestro pensamiento al final del día puede y debe ayudarnos a, como tú muy bien dices, ser mejores personas, porque tenemos la capacidad de serlo, sólo hay que quererlo.
Hay tanto que aprender todavía!
Muchas gracias por esta valiosísima reflexión, por hacernos pensar y por compartir, con humildad, tus pensamientos y tu "pequeñez" como animal racional (aunque a veces seamos más irracionales que potra cosa...!), pero tu grandeza como ser humano, como persona!
Un abrazo enorme!
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Estimada Edurne:
Gracias por tus palabras de ánimo y por la visita a este blog.
Un fuerte abrazo.
Wilhemina Queen ha dicho que…
Es verdad, nuestra humanidad aparece cuando dejamos de mirarnos el ombligo y de jugar con esa pelusa-ego.
La compasión todo lo puede, porque la compasión es amor.
Reflexionar es necesario, a veces, como tú dices, un pequeño acto de amor lo resuelve todo.

mil besos Javi!
Verónica
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Hola Vero:
Tienes toda la razón. Además vale la pena intentarlo, no perdemos nada y podemos ganarlo todo.
Besos mil.
Supermamá ha dicho que…
No se si es la primera vez que llego a tu rincón...pero me suena familiar.
Realmente es necesario que lleguemos a comprender que la vida es un paseo, y como tal, tendríamos que vivir maravillandonos con todo lo que nos rodea, y no perderse en pensamientos o actos que nos desvíen del sendero.

Seguiré de cerca el camino que trazan tus letras...

salu2
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Gracias, Supermamá.
Un fuerte abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Hola Javier, mi alma te reconoce hermano, hablas para mi alma, oye o ve lo que desea ver u oir, me gustan tus páginas llenas de sabiduría. Estoy deseando disponer de tiempo para devorar tus líneas y eso pasa poco porque aunque sea sin deseare juzgar hoy es todo demasiado trivial, y es necesario pasar por la vida, sin hacer daño a nadie, no perjudicar ni con el pensamiento, acercarnos a quien no nos quiere, para con el amor, hacérnoslos nuestros. El amor todo lo puede, todos los caminos allana y abre todos los corazones. Mis personajes favoritos del siglo xx, son la Madre Teresa y Gandy, ambos consiguieron mucho con muy poco, aparte de su sacrificio personal por un ideal. Paz y amor.
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Estimado amigo o amiga Anónimo:
Gracias por tu reflexión y por tu apoyo. Me alegro que te guste mi blog.
Paz y amor.
Anónimo ha dicho que…
He encontrado esta publicación por casualidad, y hace unas semanas atras, me paso algo muy interesante, por la noche justo antes de dormir, se me vino una serie de preguntas que llegaron a mi, como lluvia, empezando por,
1)Qué es lo que hace que algunas personas sean mas queridas que otras?
2)Que sentiria yo, si alguien me dijera lo que yo le dije a una persona hoy en la oficina (por simple que parezca un comentario)

Esas por tan solo mencionar dos, y es que muchas veces esperamos respuestas de la gente, cuando el realidad las respuestas estan dentro de uno mismo...

en algun lugar alguna vez lei: "... cuidemonos de lo que sale de nuestra boca, mas que de lo que entra a ella"

Saludos Cordiales.

Angel Morales
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Muy cierto Ángel.
Gracias por tu interesante reflexión.
Un saludo cordial.

Entradas populares de este blog

EN MEMORIA DE MI PADRE

SON TRES: JAVI, LUIS Y NOEMI.