OPTIMISMO CONTRA REALISMO


Me considero una persona optimista sin que por ello haya renunciado a ser a la vez realista.

Y no lo considero una contradicción. Podemos adoptar ciertas conductas que nos ayuden a mitigar los sinsabores de la vida y a vivir con más plenitud. A mi me funciona.

Por ejemplo, ya he decidido hace tiempo levantarme con un "ayuno de noticias", es decir, no leo la prensa por la mañana ni escucho las noticias que de forma abrumadora saturan la radio, la televisión e Internet. Lo que hago es poner un poco de música suave de fondo mientras me ducho y a continuación preparo un nutritivo desayuno consistente en un par de piezas de fruta o un zumo natural de frutas y zanahoria, una tostada con miel o mermelada, un huevo cocido y una taza de kefir que alterno otros días con leche de avena y malta. Mastico despacio, haciendo caso del aforismo oriental que aconseja "masticar los líquidos y beber los sólidos". Antes de salir de mi casa hacia el despacho sonrío ampliamente ante el espejo del "hall" y envío mis mejores deseos de paz y de salud a personas que lo necesitan y doy gracias por la oportunidad de vivir un día más. Por el camino al trabajo repaso todo aquello que hay de positivo en mi vida y agradezco profundamente esos "regalos", pues muchas veces no reparamos en ellos por el estrés y la ansiedad de una vida vertiginosa que se pasa fugaz.

Por mis prácticas budistas procuro vivir "aqui y ahora", haciendo del momento presente mi estado temporal. La conciencia centrada en ese momento, con los sentidos abiertos a cada cosa que hago, ya sea en mi trabajo o fuera de él. Sé muy bien que "el mañana no es" y que ayer es una "ilusión marchita". A media mañana me tomo unn respiro de cinco minutos y le envío un mensaje a mi mujer para decirle que la amo y ratificarle que es un regalo divino haberla conocido. O llamo a mi madre o a un amigo para preguntarle simplemente como está.

Y a lo largo del día me voy enterando poco a poco de las principales noticias, para no "empacharme" de todos los desastres que se repiten machaconamente en todos los medios. (También hay muy buenas y positivas noticias que no se divulgan porque sencillamente "no venden").

Al terminar mi jornada laboral me voy al gimnasio una hora y de regreso a mi casa hago tres cuartos de hora de meditación en mi "zafu" antes de cenar. Y luego, antes de dormir, a leer, pues para nosotros los libros son un alimento esencial para el alma.

Tengo presente que nadie es perfecto y yo menos, pero procuro reflexionar cada día sobre mis errores, proponiendo cambios positivos.

La felicidad, en mi opinión, es un poco de todo esto. Y desarrollar una actividad solidaria en nuestras vidas es la base para que esa felicidad se consolide como algo mucho más satisfactorio y profundo. En mi caso he decidido donar todos los derechos de autor de mis libros a fines benéfico-sociales, como es el caso de "Cocina para sanar las emociones" y de mis próximos libros "Sexo...Naturalmente" y "Tratamientos naturales de urgencia". Esto me permite deleitarme con una afición que me proporciona un inmenso placer, la escritura, con una labor solidaria que da sentido a mi vida. Y apadrinar niños, que son el futuro de nuestra especie.

No hace falta grandes gestos, cada uno puede desarrollar estas o similares acciones. os comento esto no por un falso fariseismo sino para ofrecer ideas que sirvan de semilla para otras personas.

Y disfruta de las pequeñas cosas, porque cuando sabes que todo es impermanente y que nada tiene realidad por sí mismo sino por su relación con el resto, sientes que no estás solo, que más allá de tus percepciones existe un océano de energía al que perteneces; entonces comprendes el sentido sagrado de la tierra, de todo lo que te rodea...y vuelves a dar gracias por haber llegado hasta aquí.

Mis mejores deseos de salud y paz mental para todos vosotros.

Comentarios

Edurne ha dicho que…
Gracias por los buenos deseos para todo el mundo, Xabier!
Me acerco hasta uno de tus rincones para agradecer tu paso por mi orillita.

Hablas de la felicidad, hermosa palabra, y tan utópica... a veces!
A veces, porque como tú dices, la felicidad está en los peñenos momentos, en las pequeñas cosas de la vida, en todo eso que no apreciamos, que no nos percatamos de que están ahí (personas, cosas...)
Un abrazo!
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Estimada Edurne:
Gracias a ti también por tu comentario, con el que además estoy absolutamente de acuerdo.
Un abrazo feliz.
Anónimo ha dicho que…
pues cualquiera diria que hace usted todo eso, mire su post de abajo, el de las electricas.. desprende cabreo, mal rollo, todo lo contrario a lo que dice...
si es que una cosa es ser budista y otra es ser humano y vivir en sociedad, y convivir con la hipoteca
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Estimado e-mail "anónimo":
En primer lugar me parece una absoluta falta de educación escribir un correo sin identificarse. Es como llamar a la puerta de una casa con el rostro cubierto.
No veo yo el cabreo y el "mal rollo" en mi artículo (cualquiera puede leerlo y comprobarlo). El hecho de practicar el budismo no me hace un ser indolente que "pasa de todo" y nada me prohibe criticar una medida que me parece abusiva. Y seguiré dando mi opinión sobre aquello que yo crea conveniente, pues para eso existe la libertad de opinión. Y claro, yo también tengo que pagar mi hipoteca, mis facturas y todo eso... no me las paga ningún Iluminado ni seres kármicos.
Y una medida budista y plena de tolerancia es que he publicado su comentario, a pesar de no identificarse y ampararse en el anonimato.
Mis mejores deseos para usted.
MARIA ha dicho que…
Mi vida se parece extraordinariamente a la suya, me encanta ver que hay personas reales que se parfecen a mí o yo a ellas. Adelante con su forma de vivir, evitando ser bombardeados por inmisericordes noticias al borde del desastre, que se viene oliendo y viviendo yo diría desde los años 90 o quizás antes. Felicidades y siga escribiendo para sus lectores y amigos.
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Estimada María:
Gracias por su apoyo y por la visita a mi blog. Es un placer encontrar personas que comparten las mismas ideas y preferencias.
Un abrazo.
tumejoramig@ ha dicho que…
Uy Javier, esa es la mejor manera de comenzar el día, sin contaminación noticiera. Yo llevo años aplicándolo. Y cuando llega alguien a decirme "viste tal cosa en el periódico?" debo reconocer que en principio me siento cortada, porque parece de incultos no querer enterarse de lo que pasa "cada día" desde primera hora de la mañana. Pero es que como no tienen otra manera de decir las cosas, prefiero no escucharlas. Ahora simplemente contesto "no me enteré... además de eso había alguna buena noticia?" y creo que cualquier explicación les sobra. Creo en el "aquí y ahora" desde hace muy poco, cuando decidí dejar de hacerme daño culpabilizándome de todo, o haciéndome responsable de cosas que no eran mías o no podía solucionar. Vivir en el "aquí y ahora" es realmente lo que es vivir, y no por ello se está faltando al realismo, simplemente vivo el realismo que me incumbe directamente. Y también envío besos en el espejo a todos mis seres queridos con una enorme sonrisa, sabiendo que este día el universo también será un lugar amable para vivir, una vez más.

Millones de besos..... y ahora sí, a dormir, que llevo enganchada a tus blogs como dos horitas!!! jeje... Me ha encantado, ha sido como conversar un rato contigo.

Que tengas una feliz semana!
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Querida Ana:
Te agradezco infinitamente tu visita a mis blogs, tu paciencia en leerlos y las reflexiones profundas que haces en cada uno, así como todo el apoyo que me das.
Mil besos y...gracias, amiga.
Macladu ha dicho que…
Javier, que buen comentario, como siempre es una guia y un aprendizaje a nuestro diario vivir... Yo ahora sufro las consecuencias de un error, no digo grave porque fue un error financiero, pero que te cuento, mi familia ha sido muy, muy dura con nosotras, yo y mi hermana... y a pesar de eso, pienso que hay que cada dia tratar de ser feliz, de hacer feliz a los que nos rodean, vivir el hoy, y tratar de construir un nuevo mañana-
Gracias por escribir lo que escribe...
Te pregunto algo... hasta donde debe interesarnos el juicio que hacen los demas sobre nuestras acciones, mas cuando nos equivocamos ?
XABIER AKERMAN ha dicho que…
Estimada Macladu:
Es una grata alegría tenerte por este blog. Me alegro que te guste.
Los juicios ajenos debemos analizarlos con desapego y aprender de ellos, tanto si tienen razón como si no, pues siempre nos ayudarán a evolucionar.
Un fuerte abrazo, querida amiga.

Entradas populares de este blog

OBSERVACIÓN Y ANÁLISIS DE UNO MISMO

EN MEMORIA DE MI PADRE

SON TRES: JAVI, LUIS Y NOEMI.